A vueltas con lo estructural…

Estamos hartas. ¡MU HARTAS! De que nos venga el machirulo o el buenista de turno a decirnos cosas del tipo: “si creéis en la igualdad, no sé por qué apoyáis leyes específicas para la violencia contra las mujeres, eso es sexista” o que se nos diga “La violencia es violencia, sin etiquetas”. Sí. Y UNA MIERDA.
Estamos mu hartas de que no se diferencia entre coyuntura y estructura. Que todo el mundo puede llegar a agredir, a matar -depende- sin importar su sexo-género asignado, eso es coyuntural. Que los hombres -sí, generalizo, qué pasa- lleven milenios pegando, controlando, sometiendo y asesinando a las mujeres, es una realidad estructural, y la estructura es el sistema heteropatriarcal. La violencia contra grupos minoritarios raciales se llama volencia racista, y la estructura es esa, el racismo. La violencia contra los animales responde a otra estructura, se llama especismo, igual que los crímenes por marginalidad responden a otra estructura, el capitalismo. Estamos mu hartas de que los asesinatos machistas aparezcan en las páginas y secciones de “sucesos” al lado de un robo de una joyería o un accidente de moto. Estamos hartas de que 40 mujeres contabilizadas oficialmente -este último mes ha habido casi un asesinato machista por semana- en este año, sigan sin ser suficientes para que se decrete un jodido estado de sitio y que ardan las redes. Estamos hartas de que no quepa en la cabeza de algunos personajos el análisis de género que llevamos décadas y más décadas trabajando. Estamos hartas de que se emplee “Violencia de género” como concepto fagocitado por el feminismo enstitucional, vaciada de contenido, adoleciendo de significación política. Estamos hartas de que se hable de “presuntos” cuando han encontrado un cadáver de una mujer acuchillado y un hombre tirado por el balcón. Estamos hartas, hartitas, de que se omita la palabra “machismo” -esta aún así, sale a veces- patriarcado o feminismo. Estamos hartas de que no se quiera comprender que la violencia machista existe, que el machismo mata, y que es la única violencia que no entiende de culturas, nacionalidad, clase social, estatus económico, color, raza, etnia o edad, y porque es una violencia explícita, son unos asesinatos que tienen un escabroso para unos y doloroso para otras punto en común: que los agresores son hombres. Estamos hartas de que esto no se pueda verbalizar porque algunas sensibilidades masculinas se sientan atacadas, interpeladas, aludidas. Si les duele a ellos, más nos duele a nosotras. Estamos hartas de que no se pueda preguntar sin ser tachada de anti-hombre, hembrista y feminazi -powa- ¿Qué pasa con el constructo hombre?. Estamos hartas, ya de paso, de la victimización de la maltratada/superviviente. Estamos MU HARTAS, mucho. Y Monsterrat Caballé, también.

Gracias a nuestra amigacha feminasi Jara Aitany, por la foto, que nos ha potenciado la idea. Esta es la cara de come-mamarrashos que ponemos cuando se cuestiona la violencia machista y se equipara a cualquier otro tipo de delito con violencia.

#FeminismoParaNoMorir
#ElMachismoMata

aaaah

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s