Sí, claaaaro

Otro meme en la línea de éste (recomendamos su lectura previa) que nos manda nuestra amiga Bárbara. Gracias!

Sí, claro, el racismo nos afecta a todxs. Pobres blanquitxs que cuando vamos a América Latina a veces nos cuestionan nuestros privilegios o nos cobran algo más en los puestos de fruta, pooobrecitxs. Igualito igualito que los siglos de esclavitud, los etnocidios, las diferentes formas de colonialismo pasado y presente, los topicazos en torno a las personas no blancas, el racismo cotidiano. Igualito, vamos.

Aprovechamos la ocasión para compartir dos textos. ATENCIÓN. LEER AMBOS. Gracias a los autores del segundo cuestionamos el primero, que si en un tiempo nos moló hoy no nos gusta nada de nada!

Texto 1. “POR CADA MUJER HAY UN HOMBRE

Por cada mujer fuerte, cansada de tener que aparentar debilidad,
hay un hombre débil cansado de tener que parecer fuerte.
Por cada mujer cansada de tener que actuar como una tonta, hay un hombre agobiado por tener que aparentar saberlo todo.
Por cada mujer cansada de ser calificada como “hembra emocional” hay un hombre a quien se le ha negado el derecho a llorar y a ser delicado.
Por cada mujer catalogada de poco femenina cuando compite, hay un hombre que se ve obligado a competir para que no se dude de su masculinidad.
Por cada mujer cansada de sentirse un objeto sexual, hay un hombre preocupado por aparentar que está siempre dispuesto.
Por cada mujer que se siente atada por sus hijos, hay un hombre a quien se le ha negado el placer de la paternidad.
Por cada mujer que no ha tenido acceso a un trabajo o salario satisfactorio, hay un hombre que debe asumir la responsabilidad económica otro ser humano.
Por cada mujer que desconoce los mecanismos de un automóvil, hay un hombre que no ha aprendido los secretos del arte de cocinar.
Por cada mujer que da un paso hacia su propia liberación, hay un hombre que redescubre el camino a la libertad”.

Este texto gusta a algunas mujeres feministas y a muchos hombres sensibilizados en las problemáticas de género.

Creemos que este texto atrae porque expresa que TAMBIÉN
los hombres sufren los efectos de la imposición patriarcal de los roles tradicionales.

Pero…

A nosotros su lectura nos incomoda porque pensamos que es engañoso ya que sólo habla de diferencias y no de desigualdades.
Y porque en esa equiparación que propone, invisibiliza el plus de sufrimiento y subordinación que el modelo tradicional impone a las mujeres.

Ante esto, presentamos para la reflexión este texto alternativo:

Texto 2. “POR CADA MUJER HAY UN HOMBRE…
Por cada mujer cansada de tener que aparentar debilidad, hay un hombre que disfruta de protegerla esperando sumisión.
Por cada mujer cansada de tener que actuar como una tonta, hay un hombre que aparenta saberlo todo porque eso le da poder.
Por cada mujer cansada de ser calificada como “hembra emocional”, hay un hombre que aparenta ser fuerte y frío para mantener sus privilegios.
Por cada mujer catalogada de poco femenina cuando compite, hay un hombre al que no le importa pisar a quien sea con tal de ser el primero.
Por cada mujer cansada de sentirse un objeto sexual, hay un hombre que disfruta utilizando a las mujeres para su placer.
Por cada mujer que se siente atada por sus hij@s, hay un hombre que disfruta de tiempo libre a su costa.
Por cada mujer que no ha tenido acceso a un trabajo o salario satisfactorio, hay un hombre que se aprovecha del trabajo gratuito hecho en casa y que no mueve un dedo para reivindicar la igualdad de derechos laborales de la mujer.
Por cada mujer que desconoce los mecanismos de un automóvil, hay un hombre que cuando llega en coche a casa tiene mesa y mantel puesto.
Por cada mujer que da un paso hacia su propia liberación, hay un hombre que tiene miedo de perder su lugar privilegiado ante ella.
Por cada mujer que es víctima de violencia en el hogar, hay un hombre que la ejerce y lo niega, presentándose como víctima de las “provocaciones” o el “abuso psicológico” femeninos y muchos otros que miran hacia otro lado en un silencio cómplice.
Por cada mujer que confía en que los hombres quieren la plena igualdad de derechos, hay cientos de hombres confiando en que “todo cambie un poco para que todo siga igual”.

Si queremos que las cosas cambien y desaparezcan las desigualdades dejémonos de autocomplacencias masculinas y asumamos nuestras responsabilidades.

Luis Bonino, Dani Leal, José Ángel Lozoya, Péter Szil
España, julio de 2002

60

Anuncios

Un pensamiento en “Sí, claaaaro

  1. Pingback: Buaaaah! | Memes Feministas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s