Tu libertad de expresión termina donde empieza mi cansancio de escuchar pelotudeces

Habitualmente, cuando se conversa acerca de anarquismo, comunismo, sindicalismo, geología, biología marina, etc, las intervenciones son para añadir algo, aportar información, asentir o debatir. Lo frecuente es que lxs asistentes tengan un mínimo de conocimiento acerca de la materia de la que se habla cuando abren la boca. Decimos “lo frecuente” porque con el feminismo esto no suele ocurrir. Al machirulo no le da vergüenza charlotear de lo que no tiene ni carajota de idea. Escucha o lee palabras como “violencia machista”, “autodefensa”, “empoderamiento”, etc y el ceNebro le hace un cortocircuito. ¡Y no digamos cuando escucha “feminismo”! Entonces ya el encefalograma le hace catapúm. Ahí se queda. Entonces comienza a vilipendiar y despreciar teorías, escritos y demás producciones feministas, ignorando por completo a lxs autorxs de los que se habla. Y además, con prepotencia. Pero bueno, como se trata de saberes “de mujeres” no deben ser importantes y no merecen ser atendidos por los machirulos. Pa´ hablá´ de feminismo no hace falta leer ni escuchar a nadie. No sé qué carajo hacemos devorando libros y haciendo redes.

10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s